Los ríos

Los ríos

El río fue una vez un hombre. No sé de dónde viene la frase y he resistido la tentación de buscarla en internet. Cada uno debería preservar algunos misterios, datos aislados fuera del big data. Es una lástima que esa voluntad de conservación no haya alcanzado a muchos de los ríos que atraviesan las ciudades. Hace 10 años que un fallo judicial ordenó la recuperación del Riachuelo, uno de los ríos porteños emblemáticos y uno de los más contaminados del planeta. Tal como ha sucedido con el río Bogotá, las administraciones se suceden una tras otra como un espejo aberrado de las aguas que sólo se dedican a pasar.

Ciertamente el río les ha olvidado y probablemente ellos también a él. Pero entre los vericuetos de la historia todos tenemos una oportunidad de perdurar. Para mí el Riachuelo tuvo una vez la voz de Edmundo Rivero que le cantaba a la niebla que se formaba en su boca, de la que toma el nombre el famoso barrio. Incluso el arroyo Maldonado fue el mismísimo Borges y se coló en su poema Un cuchillo en el norte aunque ahora corra soterrado bajo Buenos Aires. ¿Qué hombres habrá sido el río Bogotá? Alguna vez habrá sido un hombre que murió sin que nadie recordara sus palabras, sus canciones o sus rezos. Qué mala suerte tener que morir dos veces: como hombre y como río.

Me gusta
mm

Daniel Ríomalo

Despertando al Rey Tinta. Viviendo en Buenos Aires

Agrega un comentario