Fuga. ©Cartier Bresson

Fuga

“He soñado una fuga. Un ‘para siempre’
suspirado en la escala de una proa”

César Vallejo

En pendiente viene bajando una casa que el fotógrafo ha captado en lateral y cuyas escaleras, breves, brillando bajo el sol, parece que la hicieran bajar aún más, podría decirse que del primer piso a la planta baja. Sería plausible imaginar que alguien sale de una puerta de madera situada en la parte más alta, y baja por las escaleras, con el sol en la cara, hasta perderse detrás de un muro y abrir la otra puerta cuya parte superior apenas se asoma. Se podría tergiversar tanto la escena como para imaginar que ese hombre es un Desnudo bajando la escalera de Duchamp o como para decir que de subida alguien tendría que seguir meticulosamente las Instrucciones para subir una escalera de Cortázar. Incluso el juego entre luz y sombra podría conducir, de manera casi enfermiza o retorcida, a la imagen del Nosferatu de Murnau subiendo intrigante unas escaleras; y es que tal vez ese salto hacia Nosferatu se deba a que la sombra de la escalera es enorme, angulosa y perfecta como las sombras y los espacios en el Gabinete del doctor Caligari

En un intento de, si le es posible, quitar la vista de la breve escalera, se puede encontrar que, ya no en vista lateral sino de frente (pues hacia el fondo el camino se pierde en diagonal), sin estar centrado, sigue bajando un camino de escalones anchos y cortos, una composición de piedra robusta resguardada bajo la sombra de una casa que, desde el lado izquierdo, pinta, con ayuda de la luz su silueta sobre la piedra. Si no fuera por el cielo despejado o por la ligereza del vestido en la niña que huye, se podrían imaginar como de nieve los muros de las casas, a lado y lado del camino, y la parte frontal de los anchos escalones.

¿De qué color serán las cuatro puertas de madera que se distribuyen, intercaladas, plano por plano, hasta el fondo de la foto?  Sólo es posible ver cómo el sol las ilumina o que, en el fondo de ese camino en pendiente, como si se tratara de un Nosferatu, pero ya no intrigante sino apurado, una niña huye ¿a dónde irá, apurada, su piel morena y su vestido blanco entre la sombra?

©Cartier Bresson
© Cartier Bresson

Esta serie de écfrasis son producto de la visita a la exhibición de las 133 fotografías de Henri Cartier-Bresson que se realizó entre el 13 de mayo y el 28 de Agosto de 2017 en el Museo del Banco de la República.

Me gusta
mm

Adriana Tovar

En el intersticio. Sin llegar nunca. Como cuando todo en lo que se ha creído termina siendo, sí, pero al revés.

1 comentario