Hopper

Excursión a la filosofía de Edward Hopper (1959)

Está ahí, sentado en el borde de la cama, procurando no tocar el cuerpo semi desnudo que se encuentra tumbado hacia la pared. Sus brazos se posan en los muslos y su mirada golpea el halo de luz que marca el suelo. Su expresión es impávida, pero melancólica. A su lado se posa un libro. El rayo de luz delata una mañana de verano sin ninguna nube a la vista. La absoluta claridad del día nos abruma.

Notas que la luz se reparte entre el cuerpo de la jovencita, la esquina del libro y un pequeño cuadro que golpea el suelo. El panorama, plenamente iluminado, resulta decadente. Ingresamos a una escena incómoda. No te sientes bien observando la vida de los otros, pero allí estás. Ese momento ha dejado de ser privado. Pero él no lo nota. Sigue sentado, pensando en la lectura a medias, en su amante, en la luz que entra a través de la ventana.

La mujer y el libro resultan insondables. El hombre se encuentra pasmado en medio de su incapacidad de comprenderlos. La filosofía tiene puesto un velo, recostada junto a él y él simplemente intenta entenderla. La realización de una verdad profunda no parece producirle ningún tipo de felicidad. La verdad, o la búsqueda de la verdad, no lo ha hecho libre.

Jo Hopper, la esposa del pintor, aseguró que el libro que se encuentra leyendo es un compendio de los diálogos de Platón. En específico podríamos rastrearlo hasta La República y su bien conocida alegoría de la caverna. Hopper en sus pinturas procura iluminar de manera directa, casi geométrica, escenarios cotidianos. Todo lo demás está sumido en la obscuridad. Lo que alumbra suele ser la soledad. La absoluta alienación de individuos que esperan, que se lamentan, que piensan, que procuran olvidar.

La luz deslumbra, pero lo real, aquello que está afuera de esta pequeña caverna, se encuentra totalmente escondido. Apenas notamos algún verdor. Dentro del cuadro, otro cuadro.  Los cuerpos en el cuarto son apenas sombras de lo que está pasando. Los zapatos de cuero no son de cuero. El pantalón no es negro. El velo es falso. Esto apenas es una pintura.

Me gusta
mm

filozoofico

Filósofo. Carpintero. Barbudo. Amante de los buenos libros y las malas telenovelas. No lavar en lavadora. Se destiñe al sol. 80% poliéster.

Agrega un comentario